Cambios y Hábitos, Categorías

Pídele Ayuda a Dios por tus Finanzas

Pídele Ayuda a Dios por tus Finanzas

Filipenses 4:19 es una promesa que lo abarca todo respecto a la provisión. Nota las dos palabras: “suplirá todo”, no dice, “tal vez suplirá tus necesidades”. Dice, “suplirá todo lo que necesites”. Está escrito como un hecho. Dios está poniendo su carácter y su reputación en ello.

Entonces el versículo dice, “Dios… suplirá todo”, no dice, “Dios suplirá algunas de tus necesidades”, dice que tiene todo cubierto.

Ahora, no dice, “Dios suplirá toda tu codicia”. Hay una gran diferencia entre necesidades y deseos. Si eres un padre, ¿Le das a tus hijos todo lo que quieren? Espero que no. No lo haces porque los amas –y tu padre celestial te ama. Él no te va a dar todo lo que quieres, porque si lo hiciera, estarías muy malcriado.

Él no te dará todo lo que quieres, pero te dará lo que necesites.

Entonces, ¿por qué tienes necesidades financieras? ¿Falló Dios? ¿Mintió? ¿Exageró?

¡No! Con cada promesa, hay una premisa; hay condiciones y requerimientos. Cuando Dios hace una promesa, Él dice, “Haré mi parte, tú haz tu parte”. Los principios financieros son claramente puestos para nosotros en Su Palabra. La Biblia discute muchos aspectos de la salud financiera, incluyendo los principios para ahorrar, gastar, dar, invertir y administrar. Dios te ha dado todo lo que necesitas para la estabilidad financiera.

Pero primero, necesitas pedir su ayuda. Jesús dice, “No lo han hecho antes. Pidan en mi nombre y recibirán y tendrán alegría en abundancia” Juan 16:24 (NTV).

Muchas personas dependen más de su tarjeta de crédito que de Jesucristo. Aquí hay una buena regla: Antes de pagar por ello, ora por ello. Dale a Dios una oportunidad de proveer antes de que hagas el cargo. Pídele sabiduría para tomar una buena decisión financiera.

¿Por qué Dios quiere que pidas? para poder darte, ¿por qué Dios quiere darte? para que puedas recibir, ¿por qué Él quiere que recibas? para que estés lleno de gozo.

Hay una gran alegría en ser obediente a la Palabra de Dios cuando se trata de tus finanzas. Dios cuidará de ti. ¡Sólo pídele!

Reflexiona sobre esto:

  • ¿En qué área de tus finanzas tienes dificultades para rendirla a Dios, y por qué?
  • ¿Por qué es un testimonio para otros cuando eres felizmente responsable con tus finanzas?
  • ¿Qué grandes compras estás considerando? ¿Cómo puedes obtener la sabiduría de Dios hoy para esa compra?

Devocional Esperanza de Vida

Por Pastor Rick Warren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .