Salud y Bienestar

Cómo ser fuerte mentalmente

Cómo ser fuerte mentalmente

Por mucho tiempo vivimos sin darle importancia a nuestra salud mental dejándola a un lado como si no fuese parte de nosotros.

En los últimos años ha habido una creciente preocupación, por no decir moda, de estar mentalmente saludables y, ya sea por el boom del del “mindfulness” ó de la resiliencia, realmente creo que es sumamente importante darle énfasis a nuestra salud mental de la misma manera que se la damos a nuestra salud física, emocional y espiritual.

Personalmente creo que tanto la salud mental, como la emocional, física y espiritual se relacionan entre si para crear la personalidad que tenemos y que según vamos trabajando en cada una de ellas vamos logrando el balance necesario para nuestra vida.

Por definición, una persona mentalmente fuerte es aquella que no se deja influenciar por los demás, que sabe cómo es y que está orgullosa de su personalidad. Una persona mentalmente fuerte se conoce y no permite que los demás la cambien.

Aunque esa pueda ser una definición bastante certera de lo que es ser fuerte mentalmente, creo que le falta el ingrediente principal que hace que seamos verdaderamente fuertes tanto mentalmente como emocional, física y espiritualmente: Dios. Es el Espíritu Santo de Dios quien hace que cambiemos cada área de nuestra vida, incluyendo la mental.

12 consejos para ser fuerte mentalmente

1.No temas el tiempo a solas

El tiempo a solas es uno de los momentos más enriquecedores que tendrás para indagar en ti, para conocerte a ti misma, conocer tus pensamientos, y descubrir tus fortalezas y virtudes. Es aquí donde meditas en quien eres y que necesitas cambiar para ser más fuerte mentalmente.

En mi tiempo a solas busco, oro y medito en aquello que deseo fortalecer, lo que necesita ser cambiado y mejorado en mi. Es también en este tiempo donde expongo mi corazón a Dios para que sea El quien me ayude a ser una mejor versión de mi.

2.No te detengas en el pasado

El pasado es algo que no podemos borrar, esta ahí, pero no lo podemos cambiar. Concéntrate en reconocer que cosas del pasado sigues arrastrando hacia tu presente y que no te dejan vivir en paz. Perdona eso que te hace tanto daño para que comiences a sanar.

En mi experiencia, perdonar el pasado, es lo que me llevó a dar un paso hacia adelante en la recuperación de mi vida. No solo perdona a los demás sino que debes perdonarte a ti mismo por los errores cometidos.

3.No sientas que el mundo te debe

Nadie te debe nada. Eres y tienes lo que te has ganado cosechando lo que has sembrado. Asume la responsabilidad de tus decisiones y comienza a tomar mejores decisiones para el futuro.

Deshazte de la idea de que te mereces todo. Comienza a ser agradecido y a construir un nuevo comienzo desde una nueva perspectiva. Nunca es tarde para reconocer tus errores y comenzar de nuevo. Dios nos da cada dia la oportunidad de hacerlo.

4.No esperes resultados inmediatos

Las cosas que te llevaron al lugar donde estas ahora no sucedieron de la noche a la mañana, por lo que de igual forma no puedes esperar que un cambio o una situación se manifiesten de inmediato. Lo importante es mantenerse activo, positivo y confiado en que el tiempo correrá a tu favor.

Cuando sientas deseos de claudicar porque nos ves la respuesta que por tanto tiempo llevas esperando, vuélvete hacia Dios y busca su rostro. El te dará la paz que necesitas y te ayudará a esperar en su tiempo hasta que sea el momento preciso de su revelación.

5.No te preocupes por complacer a todos

Aprende a decir NO. Es imposible complacer a todo el mundo. Y sobretodo es agotador mental y emocionalmente. Crea límites cuando se trata de complacer a otros. No se trata de ser egoísta sino de saber poner límites los demás. Servir y ayudar a otros es una cosa y complacer a todos es otra. Un favor se puede convertir pronto en una obligación si no sabes poner límites.

Yo vivía atrapada complaciendo a los demás pensando que si no lo hacia era una mala persona, pero no necesitas complacer a nadie para estar completa. Cuando eres incapaz de negarte a hacer algo, te encadenas a los deseos de otras personas. Aléjate de las relaciones destructivas, rodéate de personas que bendigan y aporten cosas buenas a tu vida.

6.No pierdas el tiempo sintiendo lástima por ti misma

Sentir lástima por ti misma es una emoción autodestructiva. Es indicio de baja autoestima. Tienes que despojarte de esos sentimientos que destruyen la imagen que tienes de ti misma. Enfócate en la esencia de lo que eres, en la persona que fue creada por Dios, que es única y hecha a Su imagen y semejanza. Salmo 139:13-14

7.No gastes energía en cosas que no puedes controlar

Lo sé. Es una de las cosas con las que debo trabajar a diario. Tratar de tener el control de todo es imposible, por eso he aprendido que entregarle el control de mis días y mi vida a Dios hace que el día sea más placentero y productivo.

Haz lo que puedas hacer sin cargarte demasiado, lo demás déjaselo a Dios que es quien al fin y al cabo tiene el control de todo lo que sucede en este mundo. Isaías 41:4

8.No dejes que otros influyan en tus emociones

Lo que los demás digan o piensen de ti es solo eso, su opinión, y no debe influir en tus emociones. Tu tienes control de como piensas sobre ti misma. Dios te ha dado dominio propio. 2 Timoteo 1:7 Nadie puede influir en ti a menos que se lo permitas. Corta con todo lo que pueda estar influenciando negativamente en tu vida. Que sea solo Dios quien influye en tu vida.

9.No te resientas por los éxitos de otras personas

Resentir o envidiar los éxitos de otras personas solo te llevaran a la autodestrucción. Aprende a alegrarte por todo lo bueno que le sucede a los demás. No hay mejor sensación que ser feliz con lo que eres y tienes. Tus éxitos están por venir, no te boicotees pensado que a otros si y a ti no. Cada cual tiene su misión en esta vida y tu no eres la excepción.

Cuando empieces a alegrarte por las bendiciones de otros comenzarán a llegar las tuyas. Dios tiene un propósito único y especial para tu vida y está en ti descubrirlo y desarrollarlo para Su Gloria.

10.No te alejes de las responsabilidades

No dejes a un lado tus responsabilidades por ninguna razón, eso habla mucho de ti. Ser responsable en cada area de tu vida es parte de ser mentalmente fuerte y estable. Organízate y busca ayuda, si es necesario, para que puedas cumplir con cada una de ellas. Pídele a Dios la dirección y ayuda que necesitas para poner en orden tu vida.

11.No te rindas después del primer fracaso

No te rindas nunca, mucho menos después de un fracaso. Los fracasos son la catapulta para el éxito. Los fracasos son los que nos guían hasta encontrar el camino correcto, son los que nos enseñan, nos nutren, nos animan a seguir hacia adelante. Ten la seguridad de que no hay fracasos, sino pruebas y de que Dios permite que sucedan en tu vida con un propósito mayor al que puedes ver en ese momento.

12.No temas correr riesgos calculados

“El que no arriesga no gana” dice el refrán. Atrévete a aceptar el peor escenario y sus consecuencias como un resultado posible. La vida se trata de cambios y riesgos constantes por lo que es inevitable rodearse de ellos; lo importante es saber asumirlos, confiando y creyendo que Dios siempre tiene el control y nada pasa si El no lo permite.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .